Espa�ol English

El poder de un me gusta – Lunahuana Hotel – La Confianza Hotel

Share Button

Me gusta en Lunahuaná…Me gusta La Confianza Hotel.

De repente desestimé la idea de darle click a un like a una foto de un lugar maravilloso que se lucía en el muro del facebook de un amigo. Una sana envidia me impidió preguntarle detalles de aquel lugar y decidí averiguarlos por mí mismo. El reloj me apuraba, tenía que terminar un trabajo en una hora y llevaba casi cinco minutos pendiente de la pantalla de mi blackberry y todo por esa foto.

Decidí postergar mi investigación para la hora de almuerzo.

Al salir de la oficina, no pensaba en nada más que en el trabajo que había entregado y en los cambios que de todas maneras tendría que hacer. Mis manos estaban tensas, aferradas al timón, y el tráfico me impedía distraerme con la música que había puesto. Cuando por fin estaba almorzando y siendo acosado por el teléfono y los mails, recordé la foto del muro de mi amigo y de inmediato busqué información. Ya la tenía, ahora solo quedaba hacer unas consultas, pero eso tendría que esperar hasta llegar a la casa después del trabajo.

De vuelta a la oficina, una fogata de mails sin responder y una tortilla de llamadas pendientes hacían de este día un río de stress del que no veía la hora de poder cruzarlo.

Me despedí de mis compañeros con monosílabos inconscientes que de todas formas exigieron  casi todo el poco de energías que me quedaban. Nuevamente al volante y enfrentarme con la selva de cemento y las voces de la ciudad. Finalmente en casa y mi sonrisa ya no recordaba si era una práctica de rutina, pero siempre la dibujaba al abrazar a mis hijos y besar a mi esposa, quien compartía las mismas ojeras laborales que yo, pero claro, ella siempre las maquilla, así que eso es un secreto.

Directamente a la ducha y me sentí como un bloque de hielo en un vaso de chilcano… mmm, chilcanito…

¡La foto! ¡Aquel lugar! ¡Los datos! Decidí reservar mi entusiasmo e hice una llamada casi en secreto. La información estaba completa y me obligué a decidir de inmediato. Esperé a sentarme con todos en la cena y darles la noticia: el fin de semana nos vamos de paseo, no hagan planes. Mi esposa me miró con complicidad a pesar de no haberle consultado y el reloj por fin se hizo socio del calendario para que el tiempo se apure.

(Creo que el día que salimos, pasamos más tiempo armando maletas que en la carretera)

Un valle soleado y un río imponente nos saludaron cerca del medio día, ya faltaba poco.

Cuando llegué a La Confianza me sentí en paz de inmediato, mis hijos se fueron correteando con unos labradores que anfitrionaban con un profesionalismo envidiable. Mi esposa y yo nos nutrimos de las sonrisas con las que nos recibieron y a pesar de que el cuarto que nos habían dado era de ensueño,  la idea de un buen plato de trucha o de camarones nos guiaron hacia un antiguo bodegón que nos acogía como un fortín de buenos sabores. Luego solo siguieron buenas experiencias. Paseamos a caballo, nos engreímos en las hamacas, caminamos disfrutando del paisaje, nos calentamos al lado de una fogata y refrescamos nuestro paladar con un sinfín de chilcanos de distintos sabores para finalmente arrullarnos con el sonido del río. Hubiese podido dormir hasta el medio día y quizás hasta la tarde misma pero había que cruzar el río, a desayunar y luego alistarse para mojarse y divertirse. Y después a comer y comer, porque si ya el rio se había apiadado de mí, yo no haría lo mismo con sus huéspedes, ayer fue trucha, hoy toca camarón y que vengan los chilcanos…

Me gustaría poder escribir muchos párrafos más como el anterior, pero hubo que volver a la vida diaria, al internet y la televisión, al tráfico y los ruidos de la ciudad. A esperar que pronto vuelva a pasar unos días en Catapalla y disfrutar de la vida simple, de la buena vida que me dio esos días en La Confianza.

Eso sí, lo primero que hice al regresar a Lima fue poner unas fotos que tomé ahí y disfrutar de la sana envidia que generaba y medía con cada like que les daban. Pero al menos, yo puedo decir me gusta y estuve ahí.

 

Comments Closed

Políticas Ambientales

Turismo ecológico o ambientalmente sustentable son términos bastante novedosos en nuestro país, comenzaron a utilizarse en los noventa con la ... Leer mas.

Contactenos

Reservas: reservas@laconfianza.com.pe
Telèfono: 968213093
Dirección: Lunahuaná, Peru

Español English